Blog

Valores y cultura corporativa: el reto de salir reforzados y mejorados

14 de mayo de 2020

Nadie queda al margen de la pandemia por Covid-19. Tanto a nivel personal como profesional estamos viviendo situación sin precedentes, inimaginable por ninguno de nosotros hace apenas tres meses. Como responsable de Recursos Humanos de una compañía multinacional de tecnología médica, 100% dedicada a proveer al sistema sanitario de productos y soluciones, lo estoy viviendo como un auténtico reto de vida, pero sobre todo como una gran oportunidad de aprendizaje.

Desde mi posición visualizo y observo -de una manera muy privilegiada- cómo se están comportando nuestros empleados, nuestros equipos con sus managers y toda la organización en sí, ante una situación de tanta incertidumbre. Las reglas del juego están cambiando a una velocidad de vértigo, y hoy más que nunca la cultura va desayunando todos los días las estrategias que vamos marcando. Es admirable ver cómo nuestra organización de 800 empleados está remando al unísono para llegar a tiempo, a todo.

En el último periodo hemos vivido en una auténtica montaña rusa. Hemos tenido que tomar decisiones muy complejas en muy poco tiempo, y manejar mucha incertidumbre entre empleados, con nuestros clientes y con nuestros stakeholders. Hemos construido proyectos en tiempo récord, y creado nuevas formas de trabajar en muy pocas horas. En definitiva, hemos actuado como una start-up gestionando lo desconocido de una manera muy ágil, siendo una compañía multinacional con mucha solidez, burocracia y con cierta complejidad empresarial.

¿Qué he podido observar durante estas semanas? Que no existen barreras jerárquicas ni límites al intraemprendimiento, ni la falta de tiempo para pensar o la dificultad para compartir el talento cuando tienes un objetivo claro, urgente y marcado por la Misión de tu propia compañía. Ayudar al Sistema Sanitario ha sido siempre lo que nos ha guiado, pero nunca habíamos vivido una urgencia de estas dimensiones y, a pesar de todo, hemos sabido activar e incluso reinventar, la cadena de valor para servir donde y cuando más se nos necesita.

Aliviar el dolor, restaurar la salud y extender la vida es un mantra que guía cada una de nuestras acciones, cualquiera que sea nuestro rol en la empresa. Tener una Misión tan clara con un objetivo tan concreto nos ha permitido que esos desayunos que se “zampa” la cultura hayan sido muy favorables, y nuestra cultura ha “engordado” y se va reforzando cada día, a pesar de las circunstancias.

Desde el punto de vista profesional, el trabajo en equipo es una de las competencias que más se han reforzado en esta crisis. Mensajes enmarcados en una campaña de comunicación interna como “orgullo de empleados” o “todos a una”, nos han ayudado a enfatizar lo importante y necesarios que somos, para que nuestros empleados, nuestras personas, siempre pongan por delante la respuesta al cliente, trabajando unidos y coordinados en todo momento.

Valores de nuestra cultura como la solidaridad, la generosidad o el compromiso brillan con especial intensidad estos días.

Hemos intentado estar muy cerca del empleado, facilitando herramientas de protección adecuadas, comunicando con sinceridad que el riesgo existe y que, si tienen miedo, no acudan al lugar de trabajo. Les guiamos con protocolos adecuados, les permitimos la flexibilidad que necesitan para teletrabajar, les damos la oportunidad de enriquecerse con formaciones online, de acceder a programas de coaching emocional, y a que puedan disponer de tiempo para ayudar al sistema desde programas de voluntariado o filantrópicos. Estamos dando respuesta a lo que necesitan y nos demandan, para navegar tranquilos en este nuevo mar convulso y que tanto nos exige.

Un elemento que me parece fundamental en estos momentos es incentivar el talento. En nuestra empresa existe una proliferación de ideas brillantes para actuar y dar soluciones en plena situación de crisis sanitaria. Desde abordar los problemas que tienen nuestros clientes, médicos y cirujanos, como la gestión de la falta de respiradores, la implementación inmediata de nuestra plataforma digital para monitorizar pacientes con Covid-19 a distancia cuando son dados de alta, hasta la formación a distancia a nuestros pacientes con diabetes, que siguen necesitando nuestra bomba de insulina para controlar su enfermedad, esta vez sin acudir al hospital. Todo esto ha derivado en un ecosistema de intraemprendimiento que, tal vez de manera no formal, hemos ido creando en tiempo récord gracias al refuerzo y los canales de comunicación abiertos desde la dirección.

Gestionar la crisis desde una empresa del sector salud con fuerte presencia asistencial, nos permite entrever con nuestros empleados lo mismo que estamos viendo entre nuestros excelentes profesionales sanitarios, exigentes con su trabajo y en dar la mejor respuesta; dispuestos a ponerse un equipo de protección e ir a los hospitales, o teletrabajar con los niños alrededor para que entre todos lleguemos a tiempo, a todo.

Desde que comenzara la crisis, he podido además reflexionar acerca de las barreras que existían en nuestra organización y que no eran visibles o, si lo eran, parecían infranqueables; obstáculos que estaban ahí por inercia y que permanecían sin que les diéramos la menor importancia. Un buen aprendizaje en una compañía como la nuestra es que muchos procesos, burocracias o automatismos han salido a la luz para ser, definitivamente, mejorados o eliminados si no son realmente necesarios. Nuestra cultura es, más que nunca, la que gana por goleada.

 

© 2020 Instituto Superior de Estudios Empresariales, S.A.U. Diego de León, 50. 28006 Madrid · Tel. 915 663 400 · C.I.F. A-80580186
contacto@ceoecampus.org

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar