Blog

La reinvención o la nada

8 de febrero de 2021

Nadie podía imaginar hace exactamente un año que algo casi invisible iba a desencadenar el mayor experimento de desarrollo personal de la Historia.

Un experimento en el que las personas nos hemos visto obligadas a recluirnos en nuestros hogares y enfrentarnos a una realidad para la que, sencillamente, no teníamos un manual de instrucciones y que, a día de hoy, seguimos sin saber bien cómo afrontar.

Y comienzo hablando de desarrollo personal porque la manera en la que nos comportamos como personas marca la pauta de cómo nos comportamos a nivel profesional.

Es por eso por lo que nuestra economía y nuestro desarrollo profesional y empresarial no crece ni un milímetro más de la que crecemos como personas y de cómo nos transformamos de manera permanente. Con o sin la situación actual. Aislado o no. Esto es así, y muchas personas no llegan a entenderlo nunca.

¿Por dónde empezar la transformación?

Si aceptamos que desarrollo personal y profesional están íntimamente ligados, lo primero que debería hacer toda persona es centrar la mirada en sí misma, y no hay mejor momento para hacerlo que aquí y ahora.

¿Está sirviendo todo esto para darnos cuenta de la importancia de trabajar las cuatro áreas del desarrollo personal, que son la física, la espiritual, la intelectual y la emocional?

¿Hemos aprovechado para poner los contadores a cero en nuestra actividad y a “afilar la sierra” para salir reforzados de esta situación?

¿Hemos dedicado la mayor parte de nuestro tiempo a formación, entendiendo como formación todo lo que nos permite seguir creciendo como personas y como profesionales?

¿Hemos puesto el foco en reinventarnos a todos los niveles aprovechando el parón que los gobiernos se han empeñado en prolongar?

La situación actual nos está mostrando las costuras y poniendo en evidencia (a la mayoría, al menos) la fragilidad de nuestras empresas. Muchos autónomos y pymes han tenido la oportunidad de descubrir si lo que llamaban “su negocio” era un barco preparado para las peores condiciones o era un milagro en equilibrio que sobrevivía gracias al crédito y al endeudamiento.

Porque, siguiendo el símil naviero, cuando tenemos una ligera brisa y el mar está como un plato casi todos sabemos ser capitanes, pero es cuando se desencadena la tormenta cuando se hace más visible quiénes están preparados para sortearla y quiénes, inevitablemente, se hundirán.

El nuevo paradigma laboral

La crisis actual, bajo mi punto de vista, no va a hacer más que acelerar la imposición a nivel general del nuevo paradigma laboral, que venía años avisando y que definitivamente se va a quedar entre nosotros.

En el nuevo paradigma laboral cada uno de nosotros adoptamos la responsabilidad que nos corresponde y cada uno de nosotros entendemos que lo importante es aportar valor. Y aquel que no aporte valor (no presencia ni tiempo, sino valor) será excluido del sistema, porque el precio por no aceptar nuestra responsabilidad en este mundo y por no aportar valor será cada vez más alto.

Y esto no es una mala noticia. En absoluto. Ha llegado el momento de creer en nosotros mismos, en nuestras capacidades y entender que sólo gracias al aprendizaje y a la responsabilidad vamos a lograr lo que nos propongamos.

En este nuevo paradigma laboral son tres los aspectos fundamentales y que van a marcar la diferencia entre unas personas y otras.

En primer lugar, el aprendizaje: quien viva desde el aprender será capaz de adaptarse mejor a situaciones nuevas y desconocidas.

En segundo lugar, el talento: aquellas personas que dediquen su tiempo y esfuerzo a desarrollar las facultades inherentes a su naturaleza podrán crear valor y compartirlo con los demás de una forma mucho más natural y auténtica que el resto de las personas.

Por último, el propósito: en este contexto de incertidumbre, las personas más lúcidas serán aquellas que tengan claro su propósito en el mundo y el sentido de sus vidas, aprovechando sus dones y talentos para, por supuesto, monetizarlos.

Dejemos la queja a un lado, aprovechemos para mirar un poco hacia dentro de nosotros mismos, sepamos ver la oportunidad única para reinventarnos y pensar cómo podemos aportar el mayor valor posible a este planeta y saquemos partido de la situación. Fuera de la reinvención, probablemente, ya no quede nada.

© 2020 Instituto Superior de Estudios Empresariales, S.A.U.
N.I.F. A80580186
Diego de León, 50, 28006 Madrid
Tel. 915 663 400 - contacto@ceoecampus.org

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar